GENTE FANTÁSTIC@ Y MARAVILLOS@

No descubriré nada nuevo si digo, que el ser humano es altamente complejo. Desde los tiempos de Hipócrates y la teoría humoral o de los humores, hasta nuestros días, se ha intentado extraer un patrón que justifique el comportamiento humano.

La Psicología básica por su parte, mediante estudios y experimentos ha llegado a diversas conclusiones con el fin de establecer unos parámetros básicos del comportamiento. Sin embargo, y he aquí nuestra sorpresa, cada ser humano es único e irrepetible y sólo ciertas generalidades nos permiten abstraer algunos conocimientos sobre el mismo.

De este modo, por muchos manuales que podamos leer o aprender, habrá excepciones que harán saltar por el aire muchas teorías. Es cierto, que algunos tipos de conducta se repiten de manera secuencial, aunque al incluir emociones y sentimientos todo puede verse alterado, echando al traste gran parte de lo que teníamos por cierto.

Por lo tanto, y sin más pretensión que compartir mis experiencias quiero presentar algunas historias de gente que he acompañado en su proceso de cambio. GENTE “ FANTÁSTIC@ Y MARAVILLOS@”, que sin duda me han aportado: sensibilidad, empatía, alegría, tristeza, dudas en ocasiones y fuerza para seguir creyendo que a pesar de genética y ambiente, tenemos la oportunidad de elegir, la mejor versión de nosotros mismos.

ELEGIR nuestro camino, superar obstáculos, unido todo ello, a la voluntad, pueda ser una magnífica oportunidad de crecimiento personal.

¿Qué significa ser FANTÁSTIC@ Y MARAVILLOS@?

– Conocimiento de un@ mismo
– Una persona con buen autoconcepto
– Aquel que conoce bien sus habilidades y sabe utilizarlas, que minimiza sus puntos débiles, trabajando de manera consciente en ellos.
– Aquel que conoce la importancia de la comunicación verbal y no verbal, utilizando la asertividad como su método de expresión.
– La empatía le permite ponerse en el lugar de sus semejantes, por lo que es generoso y sabe escuchar a su interlocutor.
– Que no se envanece por ello, es humilde, intentando mejorar día a día. Aunque se siente orgulloso de cada progreso.
– El que se enfrenta a la vida con optimismo, utilizando para ello el sentido del humor.
– El que sabe que siempre, seguirán pasando cosas, mejores o peores y que habrá de enfrentarlas. Y que el resultado de cada una de ellas, será en buena parte como consecuencia de su actitud.
– No es infalible.

Reunir todas estas premisas, no es tarea fácil, pero sin duda, ese es el RETO.