EL PRIMER FANTÁSTICO Y MARAVILLOSO

   Lucas, nunca tuvo intención de venir a consulta. Ni la idea de ir a un psicólogo estaba en su mente. Recibí su visita cuando la abogada recomendó, que llevara a sus hijos, con el propósito de hacer una evaluación y posterior informe psicológico, adjunto al procedimiento para la modificación de medidas en la guardia y custodia de los menores.

   Aunque llevaba varios años separado, se sucedían los conflictos, y como suele suceder en estos casos, son los niños los que al final reciben los daños colaterales. Una cosa aprendí en este caso: La idoneidad parental, no es cuestión de sexo, ni de quien haya parido…..es cuestión de la PERSONA.

   Lucas, era y es, alto, de fuerte complexión y a mi parecer, atractivo. También algo desaliñado y por lo que pude apreciar en la primera visita, se cuidaba muy poco a pesar de ser bastante joven. si algo destacaba en él, era su amplia sonrisa y sus ojos tan tristes.

   Pero sin duda, lo que pude descubrir en poco tiempo era que su principal atractivo era ser un “buen hombre”. Me fue relatando su historia y sus ojos se inundaban de lágrimas, lloraba sin consuelo y su dolor no era por sí mismo, recuerdo que decía:”Yo tengo las espaldas muy anchas”, sino por sus hijos, a los cuales veía sufrir, cada uno a su manera, y no podía hacer nada.

   Después de conocer a los niños, hablamos largo y tendido sobre el tema. Expuse mi opinión y después de la evaluación pertinente, comenté con él mis impresiones. La mejor forma que tenía por el momento para ayudarlos era que estuviera bien, que sus hijos pudieran verlo: tranquilo, sereno, seguro y firme.

   Así, aceptó mi propuesta y nos pusimos a trabajar en ello, convirtiéndose en el primer FANTÁSTICO Y MARAVILLOSO.

Continue reading →